Gargantilla con Baño de Oro en dimequemequieres.net

El regalo perfecto para un cumpleaños, una ocasión especial o para darte un capricho es una gargantilla con baño de oro con un acabado que la convierte en el complemento perfecto para un look elegante y para un look casual.

Se trata de una gargantilla con baño de oro muy versátil, con un diseño actual, bañada en oro de 18 kt (3 micras) con una cadena de 40 cm y un alargador extra de 5 cm. El colgante tiene forma de círculo de 1 cm de diámetro con una preciosa circonita de 1 mm. La gargantilla con baño de oro le dará ese toque tan especial a tus looks, sean de día, de noche, más formales o más informales. Te explicamos cómo lucirla en cada momento y cómo cuidarla.

Cómo combinar una gargantilla con baño de oro

Las gargantillas llevan entre nosotros muchos siglos y algunos expertos señalan que fue tras la revolución francesa cuando nacieron. En esta época las mujeres lucían un cordón rojo en el cuello como especie de protesta por aquellos que habían sido aguillotinados. De ahí, poco a poco, empiezan a verse más a menudo adornos en torno al cuello de las mujeres, con distintos significados, que simbolizan diferentes cosas, y con el paso del tiempo se van sofisticando hasta llegar a nuestros días como uno de los complementos más indispensables en el joyero de cualquier mujer. Desde un símbolo de protesta, un complemento para las bailarinas, una muestra de poder de la nobleza y la realeza hasta el joyero de toda mujer que quiera sentirse especial.

Las gargantillas por tanto reciben su nombre del lugar en el que se colocan, de la parte del cuerpo que pretenden realzar, alrededor del cuello y la garganta y las hay más o menos ceñidas, pero siempre en torno al cuello.

Hemos visto distintos tipos de gargantillas a lo largo de la historia con distintos significados pero todas ellas tenían un objetivo: resaltar el cuello de las mujeres, que incluso en algunas culturas era todo un símbolo de feminidad y clase.

Así, las gargantillas están pensadas para lucir y destacar el cuello por lo que siempre que las usemos deberíamos hacerlo con escotes que nos ayudasen a mostrarlas. Escotes hay de muchos tipos y para todas las ocasiones, pero uno de los que mejor combinan con una gargantilla son aquellos más pronunciados y que realizan un corte en horizontal, como el palabra de honor, el escote barco también denominado ojal o bandeja.

Evidentemente este tipo de escotes los encontramos frecuentemente en los meses más calurosos del año, pero por supuesto que también los encontramos en otoño e invierno para acompañar chaquetas o blazers por debajo de abrigos, cazadoras o gabardinas.

Una gargantilla con baño de oro, como es este caso, elegante y sencilla combina igualmente para looks más desenfadados e informales y para looks más elegantes, para lucir en una noche especial con un conjunto más formal. Además al tratarse de un diseño minimalista y moderno, la gargantilla con baño de oro aporta al look un toque juvenil, aportando clase a cualquier modelo.

Cómo cuidar tu gargantilla bañada en oro

El baño en oro de Dime Que Me Quieres, es un baño de alta calidad y con una gran cantidad de oro por lo que resulta un baño muy resistente, aunque siempre se recomienda para las joyas bañadas en oro, quitarlas antes de bañarse en el mar o en las piscinas, hacer ejercicio o darse una ducha o un baño en casa. También es recomendable de forma general que la joya no entre en contacto con productos cosméticos o químicos que puedan causarle algún tipo de daño. Son cuidados básicos que siempre debemos tener en cuenta no sólo para una gargantilla con baño de oro, sino en general para cualquier joya bañada en oro.

Por otro lado, la joya está en contacto con nuestra piel de forma permanente por lo que el estado de la misma e incluso su duración va a depender también del tipo de piel que tengamos y de nuestro PH. Se recomienda también que siempre que se quite la joya, se guarde en su cajita o su embalaje original que habrá sido diseñado expresamente para albergarla. Si no tenemos su embalaje original, podremos recurrir a un lugar seco y cerrado para guardarla y protegerla del exterior.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *